21/09/2017 | Volver

Adicciones

TRES MANERAS DE HABLAR SOBRE CONSUMO CON LOS ADOLESCENTES

La adolescencia es una etapa de la vida en la cual predominan los cambios tanto físicos como psicológicos. Es propio de este periodo rebelarse y querer marcar diferencias con respecto a los padres

Aunque no todos los adolescentes se acercan al consumo de sustancias, gran cantidad de jóvenes sostienen un uso recreativo y otros escalan hacia un consumo problemático y abusivo. 
Suele haber falta de percepción de riesgos, sin conciencia de los daños y problemas que puede traer el consumo compulsivo. Se lo minimiza o idealiza para “pasarla bien y divertirse”.
Es importante que el adolescente que no quiera consumir pueda decir que no por decisión propia sin sentirse inferior o avergonzado, o con miedo a ser excluido, para lo cual autoestima, buen control de impulsos, conductas de autocuidado y capacidad de decisión por sí mismo son fundamentales. Y en esto la participación de los padres es clave.  

3 formas de tratar el tema consumo
Frente al consumo en los adolescentes, los padres pueden adoptar distintas posturas. Consideramos tres tipos de estilos de conducta:
Estilo represivo 
A toda costa se intenta prevenir, pero probablemente se termine consiguiendo el efecto contrario. Lo prohibido produce curiosidad, tentación, deseo. Al ordenar la prohibición del consumo sin explicaciones se puede despertar en el adolescente deseos de conocer aquello que tiene un gran NO delante, acompañado de enojos, mentiras y mayor necesidad de distancia con los padres.
Estilo permisivo
Los padres se convierten en cómplices o amigos de sus hijos. Son quienes compran las bebidas alcohólicas cuando son menores de edad y ofrecen su casa para las reuniones, que, si no se establecen los cuidados necesarios, pueden terminar siendo la sede del descontrol. Sugieren un horario de regreso por la noche, pero no saben con certeza a qué hora ha vuelto su hijo a la casa, ni dónde estuvo, ni con quién. De esta manera, creen ser padres modernos, sin embargo esto puede desencadenar situaciones de riesgo de las cuales los adolescentes no son conscientes… y los padres tampoco.
Estilo preventivo
Los padres establecen una relación de confianza con sus hijos pero con puesta de límites, en un vínculo seguro. Se informan. Informan y forman a sus hijos, sin crear tabúes. Enseñan los potenciales riesgos y efectos del consumo, advirtiendo las consecuencias sin exagerar ni intentando provocar miedo ya que podría generar aún más curiosidad. Dialogan con sus hijos, preguntan sobre qué saben o piensan sobre las drogas, indagan el grado de curiosidad y percepción de los riesgos, crean espacios de charlas familiares, se sientan a hablar con sus hijos. Hablan y escuchan. Detectan, palabras mediante, conflictos, situaciones que si no son visibilizadas y tratadas pueden convertirse en potenciales causas de un consumo abusivo o adicción (baja autoestima, angustia, marginalidad, bullying, presiones, conflictos familiares)
Es sumamente recomendable hablar con los hijos para transmitir que no es necesario consumir drogas para sentirse mejor o divertirse. Para ello es muy importante no emitir un doble mensaje. Esto es: no sirve decirles a los hijos que no es necesario consumir si ellos mismos el sábado por la noche beben alcohol sin control o toman psicofármacos de manera naturalizada, invisibilizando el carácter problemático de la situación. Es importante sostener con hábitos saludables lo que se informó con palabras para prevenir verdaderamente. 
En el caso de identificar un consumo problemático en los hijos, es de gran importancia consultar en centros de atención especializada en adicciones
                                                               



 Lic. Melina Gancedo
                                                                M.P.:54.389
                                                                 A.D.A.R.
                                                                               Servicio gratuito especializado en adicciones
                                                                                                      Caritas La Plata
                                                                   Lun, mie y vie de 18 a 20 hs
                                                                                                   40 n°835 (e/11 y 12)
                                                                                                        Tel: 421-8779