21/11/2018 | Volver

EL ALCOHOL LA PRINCIPAL DROGA DE ABUSO


Por: Lic. Juan Panayotón (*)

   Mi deseo más íntimo sería que este artículo estuviese caduco, pero el presente y su realidad le dan una vigencia cada día mayor. Esta vigencia asusta y nos preguntamos: ¿qué se hizo en estos años para evitar el daño producido por el consumo de alcohol en los jóvenes?. Quizás la respuestas se encuentren en nosotros mismos.
   Sabemos que la principal droga de abuso en el país es el alcohol, y constituye la vía de entrada y el acompañante de otras drogas. La dependencia física al alcohol supera en diez veces a todas las demás adicciones.
   La sociedad expresa cierta inercia para reconocer que la situación del consumo de alcohol en menores esta fuera de control. No sólo se abusa, sino que se pasa del abuso a la dependencia rápidamente. El joven se inicia en el uso de alcohol con la ilusión de que adquiere más valor para enfrentar situaciones complicadas de su adolescencia (intentar vínculos de pareja, atravesar barreras de discriminación, animarse a transgredir). El alcohol, que se conoce como acompañante para resolver dificultades, aparece más tarde en situaciones de trabajo con demanda excesiva, apoyando la ilusión  de que favorece al esfuerzo, disminuye la fatiga y brinda energía.
   Hoy la publicidad presenta la cerveza como acompañante de situaciones de éxito, alegría y vínculo afectivo. Compite por el mercado adolescente con las gaseosas y una lata de cerveza sale más barato que un litro de leche.

SI TENÉS DUDAS, BUSCA AYUDA

   Los primeros que deben buscar ayuda son los padres, que por falta de información o por suponer que nunca van a verse metidos en ese problema desechan hablar del abuso de alcohol con sus hijos. Pero hablar es la mejor actitud, aun admitiendo que no se tienen todas las respuestas. 
   Como padres hay algo que todos sabemos por experiencia: lo peor que podemos hacer ante un problema es esquivarlo. No por eso dejará de existir. En relación a los hijos, la alternativa a no hablar de un tema significa que escucharan a otro.
   Educar es prevenir: aunque no haya fórmulas mágicas para defenderse de las adicciones, prevenir es la medida más efectiva que podemos tomar como padres. Prevenir es un trabajo constante que implica hablar con tus hijos, escucharlos atentamente cuando te hablan, aceptar y no desanimarse.
   Algunas claves a tener en cuenta:
- Respetá a tus hijos como personas capaces de participar y opinar en la vida familiar y escolar.
- Sembrá valores de respeto, disciplina y solidaridad.
- Educá a tus hijos para que se estimen y respeten a sí mismos.
- Enseñales por medio del propio ejemplo.
- Asumí posiciones claras y firmes al hablar del abuso del alcohol.
- Relacionate con los amigos de tus hijos.
- Conocé a los padres de los amigos de tus hijos.
- Compartí actividades familiares con tus hijos.
- Hablá con tus hijos sobre los mensajes y publicidad que aparecen en los medios de comunicación.
   Por último decimos que la comunidad debe plantearse cómo ser sujeto realizador de la prevención. Solo así dejaremos de ser una sociedad que se cree libre cuando sólo se somete a las reglas del consumo.-
----------------------------------------------------------------------
(*) El autor es psicólogo (M.P. 50.105), y Director de ADAR, Servicio especializado en el tratamiento de las adicciones de Caritas La Plata. E mail: juanpana_ton@yahoo.com.ar